4 Razones porque evitar la Trinidad con los Testigos
4 Razones porque evitar la Trinidad con los Testigos
- By JoelGroat, Sin comentarios -

 

El hombre joven vino con un amigo de mi iglesia.  Era exilio de un país africano quien recibió refugio en los EEUU.  Por el camino se hizo adepto de los testigos de Jehová y entrenado por ellos.  Al principio de la conversación se manifestó abierto, quería saber la verdad.  Hasta me invitó a incluir ejemplos de como los testigos también tienen marcas de las sectas.

Observación – con mayor frecuencia los testigos emplean esta postura de ser “abierto” para ganar la confianza de la persona y dar la impresión que están dispuestos a un diálogo.  Pero al momento de la verdad rechazan todo que no está de acuerdo con la Sociedad Watchtower y se cierran a cualquier información que reta su enseñanza. 

Tenia preguntas acerca de la identidad de Jesús y me preguntó si Jesús era Dios Todopoderoso. Al yo contestar afirmativamente me preguntó en donde estaba eso en la Biblia, y fuimos a una serie de pasajes que enlacen a Jesús con alfa y omega, primero y último, principio y fin, viendo asi que esto tiene que ser la misma persona quien se identifica en Apocalipsis 1:8 con el Señor, el Todopoderoso.

Los versículos tuvieron cierto impacto y allí fue cuando cometí mi mayor error.  Permití que la conversación se condujera a una discusión sobre la naturaleza Trina de Dios. No es difícil que eso pase y el Testigo muchas veces está dispuesto a caminar por esa senda. Algunos quieren agarrar ese camino, pues allí se sienten en terreno familiar.  Y eso es una de las cuatro razones principales por evitar hablar de la Trinidad con un testigo de Jehová. 

Razón 1: El Testigo esta muy, pero muy preparado para el tema de la Trinidad.  Los líderes de los testigos han invertido mucho tiempo y esfuerzo en capacitar a sus adeptos para rechazar y repudiar a la doctrina bíblica de la Trinidad.  Saben que es una de las doctrinas más fundamentales del cristianismo histórico, y si pueden socavar confianza en esa doctrina la persona no está lejos de convertirse en Testigo.  Por eso tienen versículos, argumentos, documentación y preguntas difíciles sobre la Trinidad, todo un arsenal para derrotar cual sea la defensa.  Cuando se abrió la tema de la Trinidad con este hombre, sin saberlo, yo perdí contacto con la persona con quien yo buscaba una relación para compartir la verdad,  y en ese momento comencé a tratar con una maquina de guerra que tenia el fin de ganar la batalla.   Y aunque logré poner ciertas abolladuras en su armadura, jamás toque el corazón de la persona adentro mientras estuvimos en ese tema. 

Razón 2: El Testigo considera la Trinidad como concepto satánico.  Parte del entrenamiento que recibe el testigo sobre la naturaleza trina de Dios es la enseñanza que la Trinidad se originó en la mente del diablo.  El concepto de la Trinidad para el testigo es algo pagano, vil, y reprensible, una distorsión asquerosa de la naturaleza de Jehová Dios.  Por eso, jamás tendrás una conversación abierta sobre este tema.  La gran mayoría de los testigos tienen su mente envenenado y cerrado a la posibilidad de considerar la Trinidad como algo válido, mucho menos bíblico.  Entrar en debate sobre este tema te pone – en ojos del testigo – en liga con el diablo y el testigo probablemente cerrará su mente a todo lo demás que querrás compartir. 

Razón 3: El concepto de Jehová Dios de muchos testigos es limitado y restringido.   Me di cuenta en el transcurso de esta conversación que el concepto de Jehová Dios de los testigos es más errado de lo que pensaba. No es simplemente que rechazan el aspecto plural de Dios sino que lo han hecho un Dios con límites. Para este testigo, la idea de que Dios fuera ‘espíritu’ y personalmente presente en todo lugar (el atributo de omnipresencia) fue ajeno. Según su propia descripción, Dios era omnisciente por que “podía ver todo lo que pasa en la tierra desde el cielo.”  O sea,  fue la posición exaltado y enaltecido de Jehová – tan arriba de todo – que le daba su omnisciencia.  En su mente tanto “el cielo”, como “Dios” era conceptos con límites físicos y dimensionales. Tanto yo, como mi colega el Dr. Robert Bowman, intentamos con paciencia y suavidad explicar la inmanencia y transcendencia de Dios a este hombre joven. Hablamos de si uno está en un helicóptero donde se puede observar toda una ciudad, el hecho de poder verlos no significa que uno está presente con ellos.  Intentamos explicar que Jehová Dios como espíritu no tenia bordes, o limites, era de una esencia singular, único que le permitía tener los atributos de omnisciencia y omnipresencia.  Fue, tristemente, completamente fuera de su comprensión.  Para él (igual me imagino para muchos testigos) Dios, aunque grande y fuerte, funcionaba dentro del cosmos bajo una paradigma muy similar a la nuestra. Si su mente no captaba ni concebía la verdadera omnipresencia de Dios, mucho menos va a captar o concebir un Dios capaz de ser eternamente tri-personal dentro de su esencia singular.

Lo que nos lleva al ultimo punto.

Razón 4: La Trinidad  o la Tri-Unidad de Dios solo se comprende por medio de la iluminación del Espíritu Santo de Dios.  Dios es un ser infinito, incomprensible en su totalidad a seres finitos como nosotros. Igual que Nicodemo como maestro de la ley, se esforzaba para comprender el discurso de Jesús sobre el Espíritu Santo (Juan 3), una persona no regenerada no querrá o no podrá captar este aspecto singularmente misterioso de Dios.  La única forma de conocer profundamente a Dios es por su auto-revelación.  Dios nos revela, y ha ido revelando tras las épocas quien es El.  Cuando comprendemos un poco de la grandeza de Dios, la trascendencia de Dios, y aceptamos los atributos de Dios, empezamos a entender que ser un Dios Tri-Uno no es solamente posible y completamente consistente con su carácter y naturaleza, sino mas bien ser Tri-Uno es esencial y absolutamente necesario para Quien es El.  

Si Dios no está eternamente en relación con si mismo dentro de la Trinidad, no hay contexto para decir “Dios es amor”, “Dios es bondadoso” “Dios es fiel.”  Cada uno de esas cosas requieren un estado de relación entre por lo menos dos personas.  ¿Como puede un Dios singular, solo, concebir o crear algo que no es parte de su naturaleza?  Pero si el Padre, Hijo y Espíritu Santo han existido eternamente en relación íntima, perfecta, gozando de dar y recibir amor, bondad y fidelidad entre si mismo, entonces es razonable y se espera que sus criaturas reflejan y disfrutan esa misma capacidad.

Pero, sin la intervención del Espíritu Santo, iluminando nuestras mentes para entender las Escrituras y el Dios que los inspira, jamás cabe eso dentro de nuestras mentes.  Intentar convencer al testigo por nuestra razonamiento, nuestro intelecto, nuestro poder de persuasión, la veracidad de la Trinidad es tan fútil como persuadir a una persona de un tribu indígena aislado que los hombres han volado a la luna y caminado sobre ella. 

¿Que hacemos entonces? Nuestra meta es despertar necesidad y convicción de pecados que lleva al arrepentimiento y la aceptación del evangelio de la gracia.  En la próxima entrada veremos tres vías que conducen al corazón de la persona sin desviarse o toparse con el tema de la Trinidad. 

Mientras tanto, vamos a vivir agradecidos, y amar de toda corazón.

Los quiero, Papá Joel